Borderline, Enfrentar la vida., Salud, TLP

Estoy cansada

Ya llevo 12 años coleccionando pastillas psiquiátricas prescriptas por los “profesionales” mas incompetentes e inhumanos que me ha tocado conocer. No puedo recordar por cuantos pasé,ni cuantas drogas diferentes me han dado…llegué a contar 12 distintas,pero sé que fueron más.
Cada vez que me paro a pensar si realmente necesité estas cosas en mi vida, me obligo a ponerme un freno porque me amargo. A grandes rasgos, estoy totalmente convencida de que mi mejoría se debe mas bien a la terapia psicológica (que tampoco fue buena siempre), a que maduré, decidí quererme un poco más y ponerme un freno.

Claro que tengo  bajones y recaídas, y a veces (la mayoría de las veces) los bajones son por las causas mas estúpidas y vacías que puedan existir. Yo ya me resigné que soy así, y que esto va a pasar probablemente hasta que me muera. Hice las paces conmigo misma, ya no me desespero tanto porque sé que voy a estar mejor en algún momento y que todo lo que pienso por 15 minutos o 10 días son producto de la exageración. Lo único que funciona para aplacarlos es evitar alimentar esos bajones,intentar distraerme, tener paciencia y buscar apoyo en la gente que me quiere, NO IR CAMBIANDO DE COLORES DE PASTILLITAS.

Esta semana perdí definitivamente la paciencia. Hace tiempo vengo planeando dejar de tomar por completo la medicación. No quiero dejarlas por cuenta propia, lo intenté, y ya está mas que claro que  si no tomo la Quetiapina, no puedo dormir. Por mas que esté cansada, por más que haga fuerza, mi cerebro no se apaga y si por casualidad puedo dormir 1 hora en toda la noche, al rato empiezo a vomitar cual heroinómana en abstinencia. No es cuestión.

El año pasado cambié de “profesional” porque no me sentía cuidada. Mi psicólogo me recomendó a un colega que atendía en la misma clínica que él, y en la primera consulta escuchó mi postura y prometió no tratarme nunca de esa manera. ¡SORPRESA!, no solo me sumó una medicación más, sino que en la práctica fue peor que el anterior psiquiatra… de hecho le pasó el trapo.
En la última consulta me dijo que cuando necesitara recetas le mandara un whatsapp, así que respetando ese trato le escribí porque ya se me estaba terminando. Me dijo que estaba de vacaciones (ya se había tomado vacaciones en diciembre) y que volvía el 26 de febrero, me mando a pedir la medicación en una farmacia y llevarle la orden después. Por suerte tengo una farmacia amiga con gente que me viene vendiendo medicación desde estos 12 años y accedió al favor, pero tranquilamente podría no haberlas conseguido.
A los días me manda un whatsapp (sin preguntarme si había tenido problema para conseguirlas) y me pone: “quiero  recordarte que voy a empezar a atender a partir DEL 8 DE MARZO y que la consulta sale 700 pesos”. Le dije que yo contaba que volviera para la fecha original, así podía llevar las recetas que le debía a la farmacéuta…. pero no hizo más que clavarme el visto.

Juro que me quedé sin insultos para esta persona. Mi mamá tuvo que mover tierra y cielo, hablar con su antigua psicóloga para que intermediara con algún psiquiatra y que este accediera a hacer la receta para poder devolverla a la farmacia.  De nuevo (como con la farmacia) tuve suerte en que accedieran a hacerme este favor, ¿pero es justo que pasen estas cosas?.
No me enojo por gastar una fortuna en medicación, ni por pagar consultas con “profesionales” como este.Me enojo,me indigno y pataleo porque no doy con un puto psiquiatra que tenga dos dedos de frente y un mínimo de empatia por sus pacientes, alguien que pueda considerar que lo que están recetando para aplacar (nunca curar) algo posiblemente sea mas dañino a nivel fisiológico que el propio problema a tratar.
Al final no son médicos, simplemente son negociantes emperrados en vender la medicación mas popular del momento para tener recompensas y ganarse unas vacaciones de parte de las  grandes empresas farmaceuticas…

Me cansé, y esta vez en serio.

 

6 comentarios en “Estoy cansada”

  1. Que bueno que hayas hecho las pases contigo. Yo las he estado haciendo conmigo desde hace tiempo también, ya internalice que soy asi y que esta fue la vida que me toco vivir, asi como a otras personas les ha tocado estar en silla de ruedas o estar sordos, que se yo. En fin, eso no quiere decir que igual no intentemos hacer q nuestras vidas sean mejores. ànimo!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Sigue adelante y esforzándote día a día ese es uno de los grandes secretos. Se lo que se siente tener “profesionales” negligentes, el secreto es uno tomar fuerza y saber que si se puede salir adelante!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s